Nintendo Switch agregó juegos de Nintendo 64 pero el servicio vale la pena por su yapa: los de Sega Genesis

Nintendo agregó a Switch una serie de juegos de Nintendo 64, la histórica consola de 1996 en la que salieron Super Mario 64, The Legend of Zelda: Ocarina of Time, Mario Kart 64 y Star Fox 64, entre otros. Sin embargo, la propuesta de la compañía japonesa para tener acceso de manera legal a su biblioteca retro se queda a mitad de camino por una serie de problemas técnicos que ensucian la experiencia.

Lo interesante es que el sinsabor viene al menos con una paradójica sorpresa: lo mejor que trae es una yapa de 14 juegos de Sega Genesis, histórica rival de la compañía durante los años 90.

La propuesta es un paso adelante hacia la accesibilidad de los juegos de otras épocas y se enmarca en una estrategia más global que arrancó en 2018 cuando debutó el servicio de juego online en la exitosa consola híbrida.

Junto a la conectividad online, algo que en Nintendo siempre llega tarde y bastante poco adaptado (no se puede usar voice chat, es decir, no se puede hablar por micrófono con amigos mientras se juega), se empezaron a agregar juegos de los sistemas Nintendo Entertainment System (NES), a lo que luego se le sumaron clásicos de Super Nintendo (SNES).

El problema es que los juegos no funcionan del todo bien, los controles se sienten incómodos y la actualización de Nintendo que ahora cuesta 50 dólares por año todavía no lo vale.

Nintendo 64: una peor versión de sus juegos, en Switch

Nintendo 64: el control de la consola también se vende en una versión wireless para Switch. Foto: Shutterstock

Nintendo 64: el control de la consola también se vende en una versión wireless para Switch. Foto: Shutterstock

Super Mario 64 fue el debut del plomero más famoso del mundo en las tres dimensiones. Con un desafío enorme respecto del movimiento de la cámara, los primeros juegos en probar estas transiciones no sabían del todo bien cómo enfocar lo que sucedía en la pantalla sin dejar una rara experiencia.

Con una herramienta diegética, el juego incorporó a la cámara con un personaje histórico de la saga, Lakitu, que esta vez se ponía el traje de cameraman para acompañarnos durante toda la aventura. Y moverse en todas las direcciones ahora de repente se sentía tan natural como entretenido.El comienzo de Super Mario 64. Captura en Nintendo Switch

El comienzo de Super Mario 64. Captura en Nintendo Switch

The Legend of Zelda: Ocarina of Time está considerado por la crítica como uno de los mejores videojuegos de la historia. Fuera de las hipérboles, es una experiencia donde la historia se conjuga con una jugabilidad que en su momento fijó varios estándares.

Mario Kart 64 sigue siendo, al día de hoy, uno de los videojuegos multiplayer más divertidos jamás creados. Aún con sus gráficos retro y pocas pistas para competir, el juego funciona tanto como en 1996.Nintendo Switch Online. Captura en Nintendo Switch

Nintendo Switch Online. Captura en Nintendo Switch

Para coronarlo, el servicio trae algunos juegos pocos conocidos en occidente como Sin and Punishment. Vale aclarar que todo esto corre en una emulación, es decir, no es una adaptación (port) a Switch, sino que se trata de una técnica vieja y conocida por entusiasatas pero también por la misma Nintendo, que ya hizo esto en Wii, Gamecube y Wii U. ¿Cuál es, entonces, el problema?

En primer lugar, que los juegos no funcionan de manera 100% correcta: en muchos casos, los controles tardan en responder (lo que se conoce en la jerga como input lag).

Además, tienen “tirones” de FPS, esto es, se ralentizan por problemas en la reproducción de los cuadros por segundo que se ven en pantalla. En algunos casos, los jugadores demostraron que las texturas se ven mal, como el agua en Ocarina of Time. Así lo mostró un tuit viral la semana pasada:

Pero una de los puntos más problemáticos es cómo se sienten algunos juegos: en Star Fox 64, por ejemplo, la nave se nos va para cualquier lado ya que parece tener una sensibilidad exagerada en sus controles que dificulta maniobrar sin perder el control de la situación.Star Fox 64, uno de los juegos incluidos en la lista inicial. Captura en Nintendo Switch

Star Fox 64, uno de los juegos incluidos en la lista inicial. Captura en Nintendo Switch

Además, los controles vienen por default y no permiten ser cambiados (usuarios vienen pidiendo que se habilite el llamado “button mapping” para adaptarlos a sus preferencias). Todas estas funciones son muy básicas y cualquier emulador de la consola en PC suele tenerlas.

Otra rareza: los casos de juegos que necesitaban del «controller pack», un aditamento para el control que permitía grabar los juegos, la emulación arroja el mensaje de “no se encontró el controller pack”, algo que no tiene sentido y no permite grabar el progreso de manera nativa.

La yapa que hace valer la pena al servicio, pero por Sega Genesis

Sega Genesis fue una de las consolas más exitosas de la historia. Foto: Shutterstock

Sega Genesis fue una de las consolas más exitosas de la historia. Foto: Shutterstock

La suscripción premium trae dos beneficios asociados: una expansión de Animal Crossing, uno de los juegos más exitosos del año pasado, y un pack de 14 juegos de Sega Genesis que son una verdadera perla para quienes no hayan tenido la consola.

La paradoja brilla si se tiene en cuenta que durante los 90 Nintendo y Sega protagonizaron lo que se conoció como las “Console Wars”, una guerra comercial que quedó en la historia por la altísima calidad de sus productos estrella: Super Nintendo y Sega Genesis, en la era de los 16 bits.

Sucede que para quienes hayan tenido Nintendo y no Sega Genesis es una oportunidad para descubrir joyas como Streets of Rage 2, Castlevania: Bloodlines, Golden Axe, Gunstar Heroes y Shinobi III. Y para quienes la hayan tenido, una gran chance para revivirlos.Castlevania: Bloodlines es una de las mejores entregas de la saga. Captura en Nintendo Switch

Castlevania: Bloodlines es una de las mejores entregas de la saga. Captura en Nintendo Switch

La suscripción premium vale más la pena por estos títulos que por los de Nintendo 64, ya que la experiencia no es buena en la emulación de la propia consola de la compañía pero es excelente en la de la competencia.

Lo que viene, además de mejorar Nintendo tiene un historial de protección de sus derechos de copyright muy tajante. Suena lógico si se piensa desde la perspectiva de una compañía que tiene algunas de las propiedades intelectuales más grandes de la industria: Mario, Zelda, Pokémon, Smash Bros, Mario Kart, Metroid, entre tantas otras.

El problema es que ahora Nintendo da un paso adelante en permitir jugar sus juegos retro de manera legal y pagando un cánon, pero ofrece una experiencia que, directamente, es mala: hay emulación en computadoras de bajos recursos, o incluso en la Raspberry Pi más modesta, que pueden llegar a correr mejor que la propia propuesta de la compañía japonesa.

Con el tiempo, Nintendo agregará otros títulos como Paper Mario The Legend of Zelda: Majora’s Mask. Antes, parecería ser necesario ajustar el estado actual de las cosas: si Nintendo quiere que sus usuarios paguen 50 dólares por año, debe ofrecer un producto a la altura de su costo. Por ahora, la emulación de Nintendo 64 no lo está.

Sega, en cambio, apareció esta vez para salvarle el pellejo a Nintendo.

Artículo original, publicado en Clarín

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s