Metroid Dread revive una saga de Nintendo donde lo más divertido es perderse

Metroid Dread, en Nintendo Switch

En una época en la que los videojuegos de plataformas proponían moverse por niveles “hacia adelante” -con el icónico Super Mario Bros. a la cabeza- Metroid planteó, hace 35 años, ideas tan originales como provocadoras. ¿Qué tal si confundimos al jugador, perdiéndolo en un laberinto interconectado? ¿Y si lo hacemos empezar sin ningún poder? ¿Por qué no crear una protagonista mujer?

En una industria cultural dominada por hombres, Samus Aran nacía el 6 de agosto de 1986 para darle un giro a la historia de los videojuegos. Y en 2021 Metroid Dread de Nintendo Switch nos recuerda por qué.

Dread, que significa “temor” o “miedo” en inglés, le hace honor al título desde el comienzo: sofoca al jugador con una advertencia sobre los Exploradores Móviles Multiformes Interplanetarios (E.M.M.I.), unos robots muy eficientes en su tarea de perseguir a (y matar) a Samus.

El juego le aporta un sedimento más a la dura roca que Nintendo empezó a forjar en la NES (el “Family” en Argentina), construye otra vez un mundo subterráneo que genera claustrofobia y cuenta una historia que se desenvuelve en la perfección de la jugabilidad: nunca, jamás, se sintió tan bien manejar a Samus Aran como en Metroid Dread.

E.M.M.I., los temibles enemigos de Dread. Foto Captura Nintendo Switch

E.M.M.I., los temibles enemigos de Dread. Foto Captura Nintendo Switch

Con algunas deudas saldadas, Nintendo nos recuerda por qué Metroid es una de las perlas de la compañía: no de las que venden tantas copias como MarioZelda Pokémon, pero sí de esos refinados trabajos que hasta fueron fuente de inspiración para el mundo indie con una forma revolucionaria de construir niveles: los Metroidvania.

Acá, los aciertos y las deudas de un juego que, vale advertir para los que nunca hayan jugado un Metroid, presenta una dificultad bastante más elevada que la media de los juegos actuales.

Sigue leyendo

Qué es el fenómeno del “Valle inquietante” y por qué Minecraft desafía a los videojuegos contemporáneos

Minecraft RTX

El fenómeno del “Valle Inquietante” es una idea según la cual cuanto más se parece un robot o una animación en 3D a un ser humano, más rechazo nos genera. En un contexto en el que la actual generación de videojuegos replica casi a la perfección la realidad, el juego más vendido del mundo rompe esta tendencia: Minecraft está hecho a base de bloques como si fueran de Lego, pero pixelados.

Los gráficos de Playstation 5Xbox Series y PC llegan en algunos casos a confundirnos: ¿estamos viendo un videojuego o un partido de la NBA de la vida real? ¿Qué nos genera ver en pantalla a un personaje que se parece demasiado a nosotros, además de asombro? ¿Por qué los videojuegos “Triple A” actuales, como el arte en la Antigua Grecia, intentan hacer mímesis de la vida real?

Minecraft, en la otra punta, no intenta imitar la realidad sino todo lo contrario. Y, sin embargo, una actualización del año pasado le agrega efectos de luz tan realistas (llamado “Ray Tracing”) que hacen que el mundo se vuelva inmersivo a un nivel que nos hace olvidar de que estamos en un videojuego.

Una paradoja interesante: el juego que nadie esperaba, el que nadie pidió, le agregó trazado de rayos a un mundo que nunca intentó asemejarse a la realidad.

Sigue leyendo

Qué es el “derecho a reparar”, el movimiento que podría ahorrarte miles de pesos con tu iPhone

“Right to repair”

El derecho a reparar es una idea que intenta combatir la obsolescencia programada de los teléfonos celulares, laptops y dispositivos electrónicos: esa capacidad que tiene todo de romperse y de que sea muy difícil de arreglar, al punto que los gigantes tech nos obligan a comprar otros.

La discusión está implantada en todo el mundo, con movimientos que apuntan a demandarles a compañías como AppleSamsung o Sony que hagan sus dispositivos más accesibles. Sucede que las marcas prefieren, ante la “miniatuirización” de la tecnología, retener esta capacidad dificultando el acceso.

Lo interesante es que estos planteos se están debatiendo de manera muy fuerte en los Estados Unidos, donde tiene incluso el apoyo del presidente, Joe Biden: a mediados de año firmó una orden ejecutiva orientada al right to repair.

Lo cierto es que el tema existe desde hace años, pero la discusión hizo muy fuerte a medida que más productos se vuelven cada vez más sofisticados y se integran con componentes electrónicos.

De hecho lo que comenzó como una demanda por la electrónica de consumo masivo (celulares, laptops, computadoras) también se trasladó a la industria pesada: durante esta última semana hizo mucho ruido una protesta por el derecho a reparar tractores en las zonas rurales de Estados Unidos.

"Cibercirujas", un movimiento que busca combatir la obsolescencia programada en Argentina. Foto Marcelo Carroll

“Cibercirujas”, un movimiento que busca combatir la obsolescencia programada en Argentina. Foto Marcelo Carroll

De hecho, en Argentina hay movimientos que se dedican a combatir estas dificultades que se pueden generar durante una reparación: “El problema no es el consumo eléctrico de los equipos, sino más bien lo que cuesta hacer los productos tecnológicos. Por eficiencia energética y huella de carbono, y por los recursos que utilizan”, explica a Clarín Sergio Rondán, docente y periodista del colectivo Cibercirujas.

“No podemos seguir en una lógica de consumo regida por la idea de que todo es descartable: tampoco alcanza con el derecho a reparar. A las GAFAM les conviene que todo se cambie todo el tiempo, si podemos entender que los dispositivos se pueden reparar, vamos a tener otro tipo de relación con la tecnología”, agrega el militante del software libre.

En la Universidad Nacional de Córdoba, por ejemplo, funciona un programa que se llama RAM: Renovación y Actualización de Máquinas (en un juego de palabras con la memoria RAM, la que se usa para abrir programas en los teléfonos y computadoras).

A nivel mundial, Steve Wozniak, co-fundador de Apple, planteó la discusión con un video que hizo a mediados de año explicando por qué apoya al movimiento: una paradoja si se piensa que hoy, la compañía que creó junto a Steve Jobs, monopoliza y pone trabas en los arreglos de terceros.

Sigue leyendo

Criptomonedas: ¿cuánta plata se puede ganar con una PC desde casa?

Minería de criptomonedas

El mundo de las criptomonedas es amplio y diverso. Están los inversores, que compran y venden según la cotización. Los exchange, que se quedan con una comisión por las transacciones. Y los mineros, quizás los protagonistas de esta inversión de moda tan atractiva como volátil: los que “crean” estas monedas virtuales y las inscriben en el blockchain, el registro público de todas las transacciones.

Bajo este panorama, quienes tengan una buena PC para jugar videojuegos también pueden hacer unos pesos por mes, si están dispuestos a tener la computadora prendida una buena parte del día: Clarín lo hizo durante un mes para ver cuánto dinero se puede ganar.

Aunque no lo parezca, el precio de la electricidad en Argentina es bajo en relación al de otros países para el consumidor final y esto hace que minar bajo la modalidad “lobo solitario” deje un margen de ganancia que, en algunos casos, puede llegar a pagar gastos mensuales como las expensas.

Ahora bien, ¿cómo afecta a nuestra computadora? ¿Se puede usar mientras se está minando? ¿Qué estamos haciendo exactamente cuando estamos minando? ¿Cuánto dinero se puede hacer en un mes o un año?

Minar en solitario desde casa

La “minería” implica dos cuestiones: por un lado, la creación de criptomonedas. Esto se suele hacer con computadoras muy potentes que no están al alcance de la mano. Pero el proceso de minado también se aplica con criptomonedas que ya se encuentran en circulación.

Esto es lo que se conoce como la inscripción de los movimientos en el blockchain, y sucede porque las criptomonedas son descentralizadas: no hay “terceras entidades”, como los bancos, que garanticen la seguridad de las transacciones. Todo se “anota” en un registro público, una suerte de libro contable público, al cual se puede acceder desde cualquier computadora.

Es este tipo de minería el que suelen hacer quienes tienen una PC potente (como las que usan los gamers), ya que, por lo general cuentan lógicamente con una sola placa de video.

“Cualquiera puede minar por su cuenta y teniendo muchísima suerte podría llevarse toda la recompensa, pero como la cantidad de soluciones posibles a intentar es gigante y hay tanta competencia, es más difícil que ganar la lotería. Entonces los mineros se anotan en pools, que agrupan el poder de minado de mucha gente”, explica a Clarín Carlos Bederián, profesor de Ciencias de la Computación en FAMAF, que programa y administra las supercomputadoras de la Universidad Nacional de Córdoba.

Hashing

Así, tanto la minería para crear nuevas criptomonedas como para agregar transacciones al bloque se hace resolviendo una serie de problemas matemáticos muy complejos. Requieren un gran poder de cómputo, para lo cual las placas de video (GPU) tienen una arquitectura mucho más eficiente que los clásicos procesadores de computadoras (CPU).

Sigue leyendo

Linux: qué es el software libre y por qué puede ser mejor que instalar Windows

Linux, sistema operativo libre

Linux es un sistema operativo libre y gratuito que consume menos recursos que Microsoft Windows, el OS más usado del mundo. Sin embargo, todavía sigue la idea de que es algo para programadores, expertos y usuarios muy avanzados. Algo que, con el paso del tiempo y las distintas versiones que existen, fue cambiando.

El problema suele ser que todavía se habla con mucha terminología técnica y el usuario final puede perderse en ella. ¿Cómo se empieza a usar Linux? ¿Qué son las “distribuciones”? ¿Cuál conviene? ¿Qué es el software libre?

Este tipo de preguntas respondieron 10 divulgadores, en su mayoría docentes, en el nuevo libro “Breve guía sobre distros” (abreviación de “distribución” que se usa en la jerga).

“Es usual que al comenzar con software libre te recomienden utilizar tal o cual programa (por ejemplo Libre Office en vez de Microsoft Office, Gimp en vez de Photoshop, Audacity para editar audio) pero en algún momento te encontrás con la palabrita esa “Linux” y se abren otras preguntas”, cuenta a Clarín Matías Bordone Carranza, licenciado en Ciencias de la Computación y Profesor en Informática.

Acá, el docente responde algunas preguntas clave para entender por qué en muchos casos usar Linux puede ser una mejor opción que Windows.

Linux, sistema operativo basado en software libre. Foto; Shutterstock

Linux, sistema operativo basado en software libre. Foto; Shutterstock

─¿Qué es una “distro”? ¿Por qué hay distintas “distribuciones” de Linux?

Una distro es una versión de Linux. GNU/Linux es un sistema operativo, es decir, el programa principal de las computadoras al que se le instalan otros programas encima para hacer otras cosas (un navegador de internet, juegos, aplicaciones varias, etc). Por ejemplo en los celulares como sistema operativo algunos usan Android, otros usan Iphone (IOs). Cuando los compramos lo primero que hacemos es instalarle un programa de mensajería, redes sociales, etc. En el caso de las computadoras es igual, Windows es un sistema operativo, otro es IOs de las Mac y otro es GNU/Linux. En el caso de Linux lo usual es que tengamos distintas “versiones” con distintos nombres, por eso nunca vemos un “Linux” instalado, sino un Ubuntu, un Debian, etc, cada una con un conjunto de programas y sus diferencias. De hecho, Android, es una versión de Linux.

Sigue leyendo

Storyteller, el videojuego argentino que nos pide ser William Shakespeare y Bram Stoker por un rato

Dicen que, desde la mitología griega hasta el cine de Hollywood, venimos usando cerca de 7 tipos de historias que se repiten una y otra vez: de la comedia a la tragedia, del misterio a la búsqueda, las fórmulas de “damisela en apuros” o “camino del héroe” se encarnan en clásicos universales y blockbusters actuales. Y de eso se sirve Storyteller.

Se trata de un videojuego argentino independiente que narra historias que todos conocemos como las de Drácula Romeo y Julieta. Pero las cuenta bajo la lógica del puzzle: un conjunto de escenarios, simpáticos personajes y acciones para ponerlos a interactuar en función de un título que le da vida, capítulo a capítulo, a una suerte de libro interactivo.

La premisa del indie que lanzó hace una semana una demo gratuita -que se puede probar en casi cualquier computadora-, es distinta a la de otros juegos. “Las referencias a historias clásicas son al mismo tiempo una bendición y una maldición. Lo bueno de usar personajes como Drácula y Adán y Eva es que nos podemos apoyar en la cultura general para que sepas qué es lo que pueden hacer sin que te lo tengamos que explicar”, cuenta a Clarín Daniel Benmergui, su desarrollador.

Benmergui formó parte de un movimiento de artgames: “Nos dedicábamos a pensar y diseñar juegos que pudieran acercar a los juegos a ser arte, en lugar de tener arte.

Y un poco de esas raíces sale Storyteller (publicado por Annapurna, aún sin fecha de salida ni precio), una experiencia interactiva que llama a todos a vestirse de grandes escritores por un rato.

Storyteller, el juego indie argentino que cuenta historias. Foto Captura Steam

Storyteller, el juego indie argentino que cuenta historias. Foto Captura Steam

Sigue leyendo

Córdoba inauguró Serafín, una nueva supercomputadora que homenajea a Fontanarrosa

El Centro de Computación de Alto Desempeño (CCAD) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) inauguró este miércoles Serafín, la nueva supercomputadora destinada a Computación de Alto Desempeño (HPC), en una inversión que demandó 371.000 dólares.

Se trata de la supercomputadora más potente del Sistema de Ciencia y Técnica del país, que equivale a más de 300 computadoras personales hogareñas en promedio, con una capacidad de cómputo de 156 billones de operaciones por segundo.

“Serafín será utilizado para una gran variedad de cálculos, como por ejemplo docking molecular para testear diferentes medicamentos contra virus como el Sars-Cov-2, otros patógenos y enfermedades; materiales, probar diferentes características físicas de los materiales, desarrollos de nanotecnología para energías alternativas, en astronomía, simular la evolución de galaxias, sistemas planetarios y conjuntos de galaxias”, explicaron en un comunicado desde la UNC.

A modo de ejemplo, para entender por qué se necesita tanto poder de cómputo, desde la UNC explicaron que en estas simulaciones astronómicas “se modela el movimiento de más de 8.5 mil millones de objetos celestes”, lo cual demanda equipos que puedan procesar volúmenes de información que no son habituales.

Serafín, la nueva supercomputadora de Córdoba. Foto CEPPA

Serafín, la nueva supercomputadora de Córdoba. Foto CEPPA

Sigue leyendo

The Legend of Zelda: Skyward Sword HD cuenta el origen de la historia que une a Link y Zelda

The Legend of Zelda: Skyward Sword es uno de los videojuegos más importantes de la saga que comenzó en NES allá por 1986, ya que cuenta el inicio de la línea temporal, de la que se siguen más de 20 juegos. Sin embargo, carga con un pesado recuerdo: lanzado en 2011 en Nintendo Wii, todas sus mecánicas giran en torno al movimiento físico del control. Y por esto, muchos la pasaron por alto o la abandonaron a mitad de camino: controlar a Link puede ser muy tedioso.

El juego no sólo cuenta cómo se conformó el universo en el cual, 35 años después, millones de jugadores en todo el mundo siguen pasando tiempo. Tiene una trabajada narrativauno de los mejores diseños de niveles de la serie y, aunque un poco tediosas, las mecánicas del motion control son por momentos muy inteligentes e innovadoras.

Por esto, el relanzamiento de la semana pasada en Nintendo Switch es una segunda chance que confirma la idea de la compañía japonesa de revivir entregas del pasado con algunas mejoras y adaptaciones a los estándares actuales que, en este caso, incluyen un esquema de controles sin movimientos y más tradicional.

El problema es que este trabajo de Nintendo quedó un poco a mitad de camino, ya que los cambios en los controles son contraintuitivos para los esquemas actuales de aventuras en tercera persona y cada vez que se retoma el juego es casi imposible sentirlo natural.

Skyward Sword muestra, además, sus años: con una década sobre sus espaldas, el apartado gráfico es muy poligonal, los rasgos faciales se ven un poco extraños y la distancia del dibujado hace que los objetos aparezcan de golpe, ensuciando la experiencia de navegación por los cielos.

En el lado del haber, tiene texturas escaladas a resolución Full HD (1080p y 720p dockeado) y corre a a 60 cuadros por segundo: es uno de los Zelda más fluidos que se puedan jugar de manera nativa. Y Nintendo arregló algunas cuestiones muy molestas, como las constantes interrupciones que tenía la versión original.

El juego tiene su ecosistema en el cielo y link tiene su "Skyloft" para navegarlo. Foto Captura Nintendo Switch

El juego tiene su ecosistema en el cielo y link tiene su “Skyloft” para navegarlo. Foto Captura Nintendo Switch

Sin embargo, el aporte de Skyward Sword es su historia, acompañada de una banda sonora orquestal: criticada por ser muy lineal, es una narración que ayuda a entender qué pasó antes de clásicos como Ocarina Of Time (Nintendo 64, 1998), en un gameplay que, si se aceptan las reglas del juego, tiene para ofrecer unos de los mejores calabozos y puzzles de toda la saga.

Sigue leyendo

Plan Juana Manso: presentaron el primer sistema operativo libre desarrollado por el Estado, Huayra 5.0

El Gobierno presentó este viernes Huayra 5.0, el primer sistema operativo libre (gratuito) desarrollado para las netbooks del plan Juana Manso, que promete entregar 633.000 netbooks en todo el país.

Huayra (que en quechua significa “viento) es parte del Plan Federal Juana Manso, que depende del Ministerio de Educación, vendrá preinstalado en las computadoras que están pensadas para tareas escolares y de productividad general.

Se trata de una continuidad del plan Conectar Igualdad: “Es un sistema operativo de software libre basado en Debian GNU/Linux, desarrollado a partir de las necesidades de los estudiantes, docentes y de la comunidad educativa en general”, explicaron desde el desarrollo oficial.

A principios de mes, Clarín viajó a Tierra del Fuego para conocer cómo son las computadoras que se están fabricando en territorio nacional.

Javier Castrillo, coordinador de Huayra en Educ.ar, explicó en la presentación la historia del sistema operativo y cómo se construyó a partir de “la idea de generar valor agregado a las netbooks que se comenzaron a distribuir en todo el país como parte del programa Conectar Igualdad en el año 2010”.

Huayra 5.0, el sistema operativo de las computadoras del plan Juana Manso. Foto Linux

Huayra 5.0, el sistema operativo de las computadoras del plan Juana Manso. Foto Linux

“En todo nuestro país vimos cómo las chicas y los chicos se apropiaron de Huayra, que no era un sistema operativo para que solo lo bajen y lo usen, sino una construcción federal. Recibimos el cariño y el apoyo, y también las críticas, y empezó un trabajo vertiginoso”, explicó Castrillo.

“Entre todos vamos a hacer un sistema operativo cada vez más federal, cada vez más localizado, con la impronta de cada lugar. Y ahí estaremos para construir entre todos”, agregó Castrillo.

Sigue leyendo

Genialidad, miserias y la creación de un imperio global: los secretos de Jeff Bezos, al descubierto en su nueva biografía

“Mi vida está basada en una larga serie de errores. Soy famoso por esto, incluso. ¿Cuántos de ustedes tienen el Fire Phone?”, preguntó Jeff Bezos en la presentación de su retrato de la Galería Nacional de Smithsonian, en Washington, a fines de 2019. “Sí, lo sé, ninguno de ustedes. Gracias”, respondió, entre risas para distender a los asistentes, entre los cuales estaban Michelle ObamaHillary Clinton y otras figuras del jet-set político norteamericano. 

Desde el lunes pasado, Bezos dejó de ser, tras 27 años, el CEO de Amazon, quizás la compañía más poderosa del mundo.

Con el traspaso de mando a Andy Jassy, quien lideró de uno de los proyectos más rentables de la compañía –AWS-, Bezos deja atrás una etapa de su vida en la que se mimetizó con lo que parece ser la forma más acabada, perfecta y pulida del capitalismo: la de un imperio sin ningún tipo de límites, que se sigue expandiendo hasta el espacio exterior.

Esto es lo que explora Brad Stone, periodista de Bloomberg, en su nuevo libro Amazon Unbound: Jeff Bezos and the Invention of a Global Empire, que, traducido al español, sería “Amazon sin límites” (o, más acertadamente, “desatado”): un libro imprescindible que va desde lo anecdótico, curioso y entretenido hasta las raíces del monstruo digital.

¿Qué tiene Amazon que no hayan tenido otros imperios tech en los 90 como MicrosoftAppleYahoo o America Online? Y, ya en la actualidad, ¿por qué Amazon es distinto de GoogleFacebookNetflix y los servicios que casi todos usamos? Es probable que la respuesta sea: Jeff Bezos.

El retrato de Jeff Bezos de la Galería Nacional de Retratos de Smithsonian. Foto Smithsonian Institute

El retrato de Jeff Bezos de la Galería Nacional de Retratos de Smithsonian. Foto Smithsonian Institute

Ninguno de ellos ha tenido a Bezos. Y esto es lo que Brad Stone explica en Amazon Unbound: cómo es que la compañía ha colonizado todos y cada uno de los aspectos posibles de la vida contemporánea

Sucede que por estas latitudes Amazon es pensado como el sitio más grande de compras online. La idea que Marcos Galperín copió con Mercado Libre.

Pero Amazon es mucho más que eso. Hoy tiene tentáculos en el retail global (Amazon.com), la prensa (Washington Post), Hollywood (Amazon Studios), el streaming (Amazon Prime, Amazon Music, Amazon Luna) los videojuegos (Amazon Game Studios, Twitch), la electrónica (Kindle, Echo-Alexa,), el servicio en la nube más grande del mundo (Amazon Web Services) y hasta el espacio exterior (Blue Origin).

Amazon hace casi un millón de dólares por minuto.

haiti

Esto ha despertado admiración en el mundo empresarial por quien ostenta 209.1 mil millones de dólares de fortuna personal.

Pero también una inmensa cantidad de críticas: por su impronta y su estilo confrontativo, pero también por el tamaño del monopolio que no escapó al Gobierno de los Estados Unidos.

Sigue leyendo