«Guerras de internet»: lejos de la nube y más cerca del caos

Natalia Zuazo, autora de "Guerras de internet"

Publicado en Clarín.com

Antes de comenzar su investigación, Natalia Zuazo tomó un lápiz y un papel. Se acercó a distintas personas y les pidió que dibujaran «internet». La abstracción del concepto no impidió que, tras unos segundos, los encuestados dibujaran más o menos lo mismo: una nube blanca. Ni por asomo pensaron en cientos de cables cruzando todo el globo terráqueo, por tierra y sobre todo por mar. O que los cinco continentes están conectados por miles de kilómetros de fibra óptica. Ni que, detrás de ese inmenso cableado, hay feroces pujas de poder: las Guerras de internet.

El punto de partida del libro es la veraniega ciudad de Las Toninas, a poco más de 300 kilómetros de la Capital. ¿Por qué? Allí se encuentra un cable submarino que entra al país por la playa para darle conexión al país. «Los cables se hacen a medida, es como si los hiciese un sastre. No son iguales en todos los tramos. Los de la superficie, incluso, varían: hay unos anti ardillas para estos animales no se los coman, otros preparados para posibles ataques de pájaros y hasta anti tiburones», explica Zuazo, y baja a tierra así la idea de que internet es algo físico, que está en un lugar determinado y, sobre todo, que tiene dueños. «Son pocos y se manejan como en un barrio», cuenta a Clarín.

Zuazo, periodista y licenciada en Ciencia Política, hizo un trabajo quirúrgico, hasta ahora poco explorado en Argentina. A través de cientos de testimonios, le puso nombres a las personas detrás de «la primera religión común de la humanidad», a la que prefiere escribir con minúscula. ¿Qué empresas manejan el negocio? ¿A dónde van a parar todas las cosas que subimos a Facebook, Youtube o Instagram? ¿Qué pueden hacer con nuestros datos? ¿Cuál es el riesgo de tener toda nuestra información en Google?

Alejada de las teorías conspirativas, Zuazo ensaya en Guerras de internet (Investigación | Debate | 320 páginas | 249 pesos) un trabajo que por momentos se lee como una novela. Aquí, algunas respuestas a las preguntas que desnudan un detrás de escena poco conocido.

Continuar leyendo